Comunidad White de Niños


  • Cepillado

Los niños deben aprender desde muy temprano a cepillar sus dientes empleando la técnica correcta. Es la mejor manera en que podrán preservar la salud de sus dientes durante un tiempo mucho más prolongado, ya que esto además los preparará para el proceso de cambio de la dentición decidua (dientes de leche) cuando les llegue el momento de aparecer a los dientes permanentes. Vigilar que el niño esté cepillándose correctamente es el primer paso para asegurarle unos dientes más sanos y hermosos en el futuro.

Para los casos de niños aquejados por afecciones derivadas de un cepillado incorrecto, en Clínicas White nos hemos dedicado a ofrecer soluciones eficientes y efectivas, especialmente para casos como el dolor de dientes o encías. Es por ello por lo que contamos con la tecnología más actualizada en el área odontológica, así como especialistas de primera categoría en tratamientos para niños. Además, ofrecemos limpieza semestral o periodoncia, que ayudará a tu hijo a mantener la salud e higiene bucal optimizada. Da el primer paso hoy y programa tu cita para comenzar a recibir la atención de un especialista que ayudará a tu niño a cuidar mejor sus dientes.

  • Caries

Las caries representan uno de los problemas dentales más recurrentes en la infancia. Los niños son especialmente propensos al consumo de alimentos que provocan la aparición de caries, como los dulces y bebidas con mucha azúcar. Además, los malos hábitos de higiene en la infancia y la desatención profesional cuando ocurren problemas a la hora de cambiar los dientes de leche pueden hacer que el niño sufra de caries desde muy temprana edad. Es muy importante que los adultos responsables de su cuidado presten atención a los hábitos de higiene dental de su niño, a fin de evitar afecciones.

En Clínicas White contamos con las soluciones más oportunas y eficaces para todo tipo de afecciones dentales en los niños, especialmente las más usuales, como las caries. La implementación de resina es una solución muy efectiva para los casos de caries. Este es un material capaz de restaurar la zona dañada del diente y devolverle buena parte de su valor estético. La resina es altamente amigable para los dientes, ya que es respetuosa con la estética dental, se adhiere perfectamente a su superficie manteniendo siempre una apariencia natural, evita la implementación de metales en los dientes como el mercurio, es casi imperceptible y se puede colocar tanto en dientes frontales como en muelas. Da el primer paso hoy y programa tu cita para que tu niño pueda recibir la atención de un especialista que le ayude a aliviar los problemas de caries que afectan su dentadura.

  • Caries rampante

Hay un tipo de caries que es especialmente agresiva y se puede presentar en los niños pequeños en edad de lactancia, antes del primer año de vida. A este tipo de caries se le conoce como caries rampante, y lleva ese nombre debido al avance y evolución acelerada que la caracteriza, las condiciones y el medio en que se reproduce. Por lo general, ataca los incisivos superiores y es típico que aparezca tras administrar biberón o pecho en la noche; esto debido a que los restos de leche se quedan en la boca y al fermentarse atraen a las bacterias generadoras de caries.

En Clínicas White contamos con los especialistas mejor preparados para tratar esta afección, ya que cuentan con la experiencia y las herramientas necesarias para atender a pacientes tan jóvenes. Al tratarse de niños tan pequeños, no es fácil lograr que cooperen en el proceso de aplicar un tratamiento, sobre todo cuando las caries se encuentran en una fase muy avanzada. Un tratamiento con Tag.HrefTitle.Page.[PageName]>resina podría ser una solución muy efectiva para este tipo de caries. Este es un material capaz de restaurar la zona dañada del diente y devolverle buena parte de su valor estético. Si tu niño está sufriendo de caries rampante o tienes la sospecha de que así es, da el primer paso hoy y programa tu cita para que pueda recibir la atención de un especialista que le ayude a sanar sus piezas dentales.

  • Dientes aún no salen

Los dientes no tienen un orden y un tiempo fijo de salida para todos los casos. De hecho, la dentadura de leche puede variar en su aparición dentro de un rango muy amplio, ya que cada niño tiene su propio calendario de erupción dental. Los dientes comienzan a aparecer generalmente entre los seis y ocho meses de edad. La ausencia de dientes en el infante no se considera un problema hasta que han transcurrido al menos 18 meses, luego de los cuales, si la erupción dental no ha tenido lugar, el caso deberá ser sometido a la evaluación de un especialista.

El retardo en la aparición de los dientes puede deberse a causas muy serias si se excede el tiempo normalmente contemplado para ello, aunque existen ciertos factores que influyen en el proceso. Los dientes necesitan, por ejemplo, el respaldo de los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo, como calcio, fósforo, flúor y vitaminas A, C y D. Si tu niño está sufriendo de este extraño fenómeno y te preguntas a qué puede deberse, da el primer paso hoy y programa tu cita para que pueda recibir la atención de un especialista que te ayude a despejar dudas y encontrar la mejor solución al problema.

  • No salieron algunos dientes

Existen algunos casos concretos de niños en los que puede llegar a presentarse este problema. Aunque los dientes no tienen un orden y un tiempo fijo de salida para todos los casos, su salida está considerada como normal dentro de los primeros 18 meses de vida. La dentadura de leche puede variar en su aparición dentro de un rango muy amplio, ya que cada niño tiene su propio calendario de erupción dental. Si transcurrido el lapso mencionado la erupción dental no ha tenido lugar, el caso deberá ser sometido a la evaluación de un especialista. No obstante, también puede ocurrir que algunos dientes erupcionen, mientras que otros sigan brillando por su ausencia.

Existen causas diversas que pueden influir en el retardo en la aparición de los dientes. Entre los principales y más típicos factores que inciden en ello están los traumatismos en dientes, la anquilosis, la aparición de dientes supernumerarios, y hasta tumores odontogénicos u odontomas. Además, los dientes necesitan, por ejemplo, el respaldo de los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo, como calcio, fósforo, flúor y vitaminas A, C y D. Si tu niño está sufriendo de este extraño fenómeno y te preguntas a qué puede deberse, da el primer paso hoy y programa tu cita para que pueda recibir la atención de un especialista que te ayude a despejar dudas y encontrar la mejor solución al problema.

  • El niño no muerde bien

Los padres deben tener mucho cuidado con los hábitos perjudiciales para los dientes que los niños pueden haber adoptado y mantenido, ya que esto puede traerles consecuencias serias que podrían ir más allá de las complicaciones meramente odontológicas, tales como dolencias digestivas y artritis mandibular, entre otras. Unos dientes mal posicionados son usualmente la principal causa de una mala oclusión o mordida. Esto debe ser vigilado muy de cerca para tomar medidas oportunas y evitar complicaciones. Cuando llega el momento de cambiar los dientes de leche por la dentadura definitiva es cuando debe ponerse especial atención al correcto posicionamiento de las piezas dentales.

Nuestros especialistas son capaces de atender casos de dificultades en la mordida en niños, que pueden brindarles a estos pacientes una mejor salud dental en más de un aspecto. La ortodoncia, por ejemplo, puede ofrecer las soluciones ideales para desperfectos de este estilo. Esta se enfoca en corregir dientes mal ubicados o indebidamente posicionados para favorecer una mejor masticación e higiene. En Clínicas White tenemos el equipo de trabajo adecuado para llevar a cabo este tratamiento. Da el primer paso hoy y programa tu cita para que tu niño pueda comenzar a recibir la atención de un especialista que le ayude a corregir cualquier problema en su dentadura.

  • El niño se muerde la lengua

Los problemas odontológicos pueden ser de muchos tipos y de diferentes naturalezas en los niños. Estos varían dependiendo de la edad del infante, los hábitos, la frecuencia con la cual visita al odontólogo y el tipo de dieta, entre otros. Es muy importante que los padres vigilen de cerca el normal desenvolvimiento de los dientes durante la infancia, ya que esto puede ahorrarles todo tipo de complicaciones futuras. Muchas veces, los problemas en la dentadura no obedecen a causas únicamente fisiológicas, sino también psicológicas. Hay niños que tienen por costumbre morderse la lengua constantemente como un hábito dañino o como una respuesta a situaciones de tensión y esto debe ser corregido para evitar un crecimiento inadecuado de las piezas dentales, sobre todo si se trata de los dientes definitivos.

Corregir la actitud de los pequeños puede ser algo más factible de lo que muchos pueden pensar. Si tu niño tiene la costumbre de morderse la lengua y tú temes que esto pueda afectar progresivamente la salud de su dentadura, da el primer paso hoy y programa tu cita para que pueda recibir la atención de un especialista que le ayude a eliminar esta perjudicial costumbre.

  • ¿Cómo cuidar los dientes del niño para el futuro?

Llevar una buena salud dental desde muy temprana edad es clave para asegurar unos dientes más sanos, estéticos y blancos en la edad adulta. Muchos padres acuden a la consulta preocupados porque sus niños encuentren una forma saludable y óptima de preservar su salud bucal, a fin de mantener la boca en buen estado por muchos años. Para ello, seguir los tratamientos oportunos y recibir la atención profesional adecuada es la mejor manera de asegurar una dentadura óptima y duradera, con la que los pequeños pueden ponerse a salvo de todo tipo de afecciones dentales y sobrellevar de la mejor manera las que se puedan presentar.

La supervisión odontológica periódica mantendrá los dientes de tu niño protegidos. Efectuar una limpieza semestral o periodoncia es una de las maneras más recomendables de reducir la posibilidad de sufrir afecciones graves que pongan en peligro la dentadura. Acudir a consulta de forma regular para prevenir los problemas antes de que aparezcan debe convertirse en un hábito que le permita al especialista llevar un seguimiento cercano del caso particular de cada persona. Si quieres someter los dientes de tu niño a la atención de un especialista, da el primer paso hoy y programa tu cita para comenzar a recibir la atención profesional que lo ayudará a preservar su dentadura sana y funcional durante muchos años.