Cordales o Muelas del Juicio: Todo lo que Necesitas Saber Sobre Ellas

Enero 08, 2018
Seguramente, alguna vez se te ocurrieron preguntas o quisiste salir de ciertas dudas acerca de las famosas muelas del juicio, también conocidas como cordales o terceros molares: ¿por qué aparecen a partir de cierta edad? ¿Es completamente necesario extraerlas? ¿Qué es lo peor que puede pasar si no son extraídas? ¿Por qué a algunas personas les salen mientras que a otras jamás les aparecen? Si nunca investigaste al respecto o nunca nadie te informó acerca de este tema, queremos darte los detalles acerca de esas dudas que siempre has tenido. En primer lugar, ten en cuenta que la aparición de estas piezas dentales en la dentadura marca el inicio de una etapa de la vida. Las muelas del juicio suelen hacer su aparición en una edad comprendida entre los 16 y 20 años; es decir, en la segunda mitad de la adolescencia. Sin embargo, esto no es una ley infalible, ya que puede pasar que erupcionen en edades más tempranas o lo hagan mucho más tarde. Incluso, en algunas personas las muelas del juicio nunca surgen.

Si te has preguntado por qué se ganaron el nombre de muelas del juicio, debes saber que la razón es muy interesante: se llaman así porque cuando aparecen, por lo general la persona está en una edad en la que ha alcanzado un juicio más desarrollado y completo que en otras etapas previas de la vida. Las cordales son en total cuatro piezas dentales, una por cada cuadrante bucal, ubicadas al final de la línea de la dentadura. Es posible que al surgir puedan afectar a otros dientes a medida que se van desarrollando, ya que en mandíbulas poco espaciosas las cordales empujan a las demás piezas, torciéndolas o apiñándolas; es esta una de las razones por las que normalmente el odontólogo decide que deben ser extraídas. La exodoncia, nombre del procedimiento quirúrgico por medio del cual se extraen las piezas dentales, es necesaria cuando existen síntomas como dolor grave o agudo, infecciones recurrentes, caries en los segundos molares por causa de mala higiene, y también por algún quiste o erosión de raíces de otras piezas, entre otros motivos.

Cuando una muela del juicio no erupciona por completo y queda parcialmente cubierta por la encía, se aumenta la propensión a que restos de comida y bacterias queden atrapados en ese pliegue, causando inflamación y pericoronitis, un tipo de infección que generalmente ocurre con las muelas del juicio inferiores. Los dientes que se ubican al lado de las cordales quedan especialmente propensos a sufrir de caries y problemas de encías. La anatomía de una cordal puede variar mucho de persona a persona, ya que puede tener entre una y cuatro raíces y presentar entre uno y seis conductos, así como tener conductos en forma de C. El especialista tratante tomará todos estos aspectos en cuenta antes de optar por el proceso de extracción.

Muchas personas enfrentan casos de dolor e inflamación en la zona de la mandíbula donde las muelas del juicio suelen aparecer en el momento en que comienzan a erupcionar. Esto se debe a que las muelas pueden quedar retenidas, atrapadas por otros dientes o por el mismo hueso, debajo del tejido gingival. En otros casos, las muelas pueden surgir de forma parcial, o erupcionar giradas, causando apiñamientos, dolor y molestias en la pared interna de las mejillas. Esta retención puede ser horizontal, cuando la pieza queda totalmente en dicha posición dentro de la encía, retención angular cuando queda en algún punto entre vertical y horizontal o retención vertical cuando a pesar de estar derecha no puede erupcionar por falta de espacio. Si te encuentras en pleno proceso de erupción de las muelas del juicio y estás presentando molestias de algún tipo, debes consultar de inmediato a tu odontólogo para poner tu caso en las manos de un profesional y encontrarle la solución más adecuada.

¿Cómo es el proceso de extracción de las cordales?

El proceso de extracción de las muelas del juicio debe ser llevado a cabo por el dentista o cirujano bucal especialista. Se trata de un procedimiento de rutina que puede contemplar la aplicación de anestesia general o una anestesia local que sirva para adormecer solo la zona en la que se va a realizar el procedimiento quirúrgico. Cuando las muelas son extraídas, el paciente debe morder una gasa durante 30 o 45 minutos hasta que el sangrado se detenga. El número de muelas a extraer en una misma sesión quedará a criterio del especialista. Aunque no es una operación que conlleve grandes riesgos, el paciente deberá tomar todas las precauciones requeridas durante el pre y posoperatorio para evitar infecciones o complicaciones. Es posible que haya cierto grado de dolor e hinchazón durante el proceso de recuperación, pero estos desaparecerán al cabo de unos días. Si después de recibir una exodoncia presentas dolor agudo o prolongado, inflamación, sangrado o fiebre, debes acudir a tu dentista sin pérdida de tiempo.

Muchos pacientes a los que se les ha indicado la necesaria extracción de las muelas del juicio temen a la sola idea de someterse a un proceso quirúrgico para su extracción porque se imaginan que es una operación más compleja de lo que en realidad es o porque han escuchado anécdotas o testimonios de experiencias negativas experimentadas por otras personas. Quienes se hayan dejado llevar por estos pensamientos deben saber y tener siempre presente que al seguir las indicaciones tanto pre como posoperatorias, el resultado será exitoso, evitando dolor innecesario, inflamaciones e infecciones. Existen incluso casos en los cuales las condiciones del paciente permiten la extracción de las 4 muelas del juicio juntas, ocasiones en las que debe aplicarse anestesia general, que ayude a facilitar el procedimiento tanto para la persona como para el especialista.

Si estás en una fase en la que tus muelas del juicio han comenzado a erupcionar, están a punto de hacerlo o lo han hecho a medias, debes ponerte de inmediato en manos de un especialista que te brinde su orientación y sus servicios para evaluar y encontrar la mejor solución a tu caso particular. Contacta a Clínicas White para recibir la atención profesional que necesitas y da el primer paso hacia una dentadura mucho más saludable, estética y fuerte. Estaremos encantados de atenderte.